24.08.2018

Tres señales de desgaste en las bujías de encendido

Responsable por generar la chispa que inflamará la mezcla aire combustible, la bujía de encendido es esencial para el funcionamiento del motor. El componente, trabaja en condiciones adversas y severas estando susceptible a un desgaste natural, que no siempre es perceptible al motorista. Ahora, como saber si las bujías precisan ser revisadas?. NGK, marca especialista en sistema de encendido, apunta a tres señales de que el componente precisa de revisión. Compruebe como!.

Fallas en el Encendido.

Fallas y otras dificultades en el encendido son indicios claros de desgaste excesivo en las bujías. De acuerdo con el consultor de Asistencia Técnica de NGK, Hiromori Mori, esto sucede porque las chispas generadas entre los electrodos de las bujías de encendido provocan desgaste en los mismos, causando redondeo en los componentes. “A consecuencia de esto es la perdida de cantos vivos en los electrodos y un aumento de luz entre ellos, lo que hace que sea necesaria una elevada tensión para que ocurra la chispa. Cuando esto ocurre, ultra pasando la capacidad de la bobina, el vehículo pasa a tener dificultades en la hora del encendido”

Perdida de desempeño

La luz excesiva entre los electrodos, causada por el desgaste, también puede llevar a perdida de potencia en el vehículo. “Al falla de encendido provoca una reducción de desempeño del motor, además de aumentar los niveles de emisiones de gases contaminantes por el escape del vehículo”, alerta Hiromori Mori.

Aumento del consumo de combustible.

Bujías desgastadas hacen que una parte de la mezcla aire/combustible no sea quemada de manera apropiada, elevando el consumo de combustible. “Motoristas que notan un consumo de combustible elevado deben recurrir a un mecánico de confianza para inspeccionar la condición de las bujías de encendido.

El mantenimiento periódico de las bujías de encendido cada 10.000 km, anualmente o conforme a la orientación de la montadora es esencial para garantizar el buen funcionamiento del vehículo. La falla del componente, además de perjudicar el motor y varias otras piezas, compromete además la calidad del aire, ya que las bujias en malas condiciones aumentan las emisiones de gases contaminantes. “Por este motivo, es importante destacar que, siempre que el motorista realice la inspección de las bujías, debe también chequear la situación de los cables y bobinas, para garantizar que todo el sistema está trabajando adecuadamente”, finaliza Hiromori Mori.

Download

< Volver